Pocitos de Luz

Esta obra corresponde a los relatos y cuentos que mi abuela nos contaba cuando niño. La via láctea era un Gran Rio de Estrellas donde navegaban grandes naves, fantásticas embarcaciones y siempre descansaban en un solo puerto, y al preguntar dónde era que quedaba, la respuesta era ”Detrás de la casita de Dios” hoy hombre grande y pintor, pinto ese tema como un homenaje a ella, ya que es una de las imágenes más fuerte y que están latente, cada vez que miro el cielo imposible que ese recuerdo no aparezca.




Bailongo

Este tema está basado en esas imágenes de los carnavales de los 70 y pico de los clubes barriales cuando cortaban una cuadra de una calle con tela de gallinero, y todo a luz plena, con mesas servidas con vermut y chori, al sonido de “Mami comprame este verano una corbata de color azul”. Si, tiempos muy plácidos, con parroquianos con otro biorritmo interior, ni mejor ni peor, el de la época, y ese cielo que después de las 5 de la mañana se iluminaba, otros tiempos, otra mirada, tesoros visuales guardados en el alma.




Luciérnagas

En ella busco un clima de verano, haciendo sonar los azules, de por si un color frio, como cálidos, logrado por la yuxtaposición de colores tierra sobre el azul. Respecto de lo temático vemos un tren en dirección, seguro y firme, en un espacio si se quiere de contra cielo, esa es la escenografía, un diálogo entre el arriba y el abajo, entre el cielo y la tierra. Donde su lenguaje, su comunicación es la luz, a lo lejos titilan las estrellas acá en la tierra las luciérnagas, un diálogo, un extraño espejo. Esa fue la idea, “el diálogo”. Y siempre presente la cruz del sur que nos da un lugar, una ubicación en el cosmos, como un viejo marino que busca su guía en lo alto para llevar su nave a destino, Realismo mágico, ese es el puerto.

facebook
Instagram
Linkdin
Contacto


Diseño y realización: Absolute Comunicación / MX Media
-